Sentido común

Hace ya tiempo que el sentido común parece haber caído en desuso. La cuarentena y la pandemia exageraron su destierro del lenguaje cotidiano.

Las conversaciones sobre cualquier tema, en casi cualquier contexto pasan muy rápidamente a discusiones que se organizan a partir de alguien que sostiene: “es así, y hay que hacer tal y cual cosa” y alguien que responde: “no es así, y haré lo que quiera”.

Parecen discusiones que sostienen la verdad (arbitraria) del DEBER y la verdad (arbitraria) del QUERER. Órdenes vs deseos. 

Una de las mejores definiciones de sentido común es la capacidad de ver las cosas tal cual son y hacer las cosas que hay que hacer frente a esa realidad tal cual es (confirmada por datos fidedignos). Capacidad que es compartida por la mayoría de las personas que usan la capacidad de observar, de percibir la realidad a través de los sentidos sin pasar lo observado por el cristal de las ideologías, de las opiniones, los preconceptos, de los deseos o las aversiones personales, me gusta o no me gusta.

El sentido común, la ecuanimidad compartida, es una de las actividades humanas más necesarias en este momento de grietas y polarizaciones que sólo nos hunden más en los agujeros negros de la incertidumbre.

Compartir

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES
en_USEN pt_BRPT es_ESES